viernes, 13 de marzo de 2009

De donde no hay, no se puede sacar

El problema de viajar y dormir en hoteles es que uno cambia sus hábitos y costumbres diarias, por lo que tu cuerpo se desorienta y estás expuesto a situaciones con las que normalmente no te enfrentas, en un país que no es el tuyo y en un idioma en el que siempre te quedan dudas si le has pedido a la camarera una cerveza o un misil termonuclear.
No me gusta ser escatológico y voy a tratar de "sinonimizar" todo lo que pueda, aún así será difícil:
Uno está acostumbrado (es un decir) a levantarse a las seis de la mañana y estar currando a las siete, para no pillar atascos y esas cosas, por lo que es difícil para mi desayunar algo en casa. Me tomo un par de cafés por la mañana y como prontito, a la una de la tarde. Cuando estoy fuera, para el desayuno del hotel, hay que atarme con cuatro cadenas y un par de cinchas para que no me coma los huevos, el beicon, yogurt, fruta, lomo, la camarera, la mesa, y todo lo que pillo. El resultado es que a las 12 de la mañana, en mitad de una reunión, el troll que llevas dentro de la tripa empieza a gritar, tratas de moverte para que las paredes del estómago le cierren la bocaza, pero el cabrón se escapa y sigue gritando. Solo llama a Aurelio, Braulio y un tal Ronrunon que no se quién es, pero tiene que ser más perro que niebla. El troll no para, no se calla, y no deja de moverse, solo hay dos alternativas: o lo matamos, o lo sacamos. Matarlo no es fácil, he probado a ahogarlo en café, agua, y el cabrón sigue igual o peor, ni el ibuprofeno lo duerme, hay que sacarlo como sea (cuando decides eso, independientemente del momento en el que lo decidas, el troll está conectado con tu cerebro de alguna manera, porque se empieza a poner violento y el hijo de su p madre empieza a moverse, cuando decides que hay que quitárselo de encima, sabes que tienes exactamente 5 minutos para hacerlo, de otro modo te verías envuelto en lo que sin duda sería tu fracaso como adulto, teniendo que volver a clases para reeducar anillos musculosos)

Quedan 5 minutos, está en un edificio que apenas conoces, no hablas sueco, sabes tres palabras distintas que designan el lugar de operaciones. Bathroom, Toilette, Water Closet (WC). En dos minutos tienes que encontrar uno de ellos, que cumpla tres características: lo mas alejado posible para que nadie te vea entrar y salir, que disponga de material quirúrgico y que esté lo suficientemente limpio para no soñar por la noche. Lo he encontrado, casi perfecto, material quirúrgico enrollado y en perfectas condiciones, limpio como una patena pero no está tan alejado como para estar seguro que nadie te ve entrar, el salir ya veremos como lo solucionamos.
Segundo paso, colocas el material quirúrgico de tal modo que solo se ve el área sobre la que quieres operar, el troll, el HP del troll cada vez está más violento y no es capaz de darte un segundo de respiro, sabes que quedan dos minutos para operar, ni uno más ni uno menos. Te colocas en la posición Smelinger, idónea para estos caso y llevas a cabo lo que has sabido hacer toda tu vida.

No queda mucho tiempo y hay que pensar en la salida, hay dos factores críticos: si sabes seguro que no te vas a encontrar a nadie a la salida del quirófano, puedes acabar e irte perfectamente, pero si no estás seguro de eso, es conveniente permanecer en la posición Smelinger y vaciar el depósito de suero fisiológico en el área de operaciones con el fin de matar definitivamente al troll y que de ese modo, no producir ningún efecto secundario que puede modificar la opinión sobre ti del siguiente Cirujano que entre en el quirófano.

Esto hasta este punto es normal, ¿qué es lo que ocurre en Suecia?, los quirófanos están dotados de depósitos de suero más grandes de lo habitual, para que al descargar no exista la posibilidad de supervivencia del troll, con lo que el suero sale a una presión considerable (Bien Hecho Suecos!!!). El segundo factor, es el medioambiental, el suero que se utiliza solo sirve para proteger a David el Gnomo, es un circuito destinado solo a la protección de Gnomos, solo mata troles, por lo que no vamos a gastar energía en ese suero. Tomamos el suero directamente del rió que pasa al lado del edificio, no la depuramos mucho ni hacemos nada con ella, según viene, se va… (perfecto, Swedish Way of Working).

Pero amigos, esto tiene una pega, Nunca, nunca, nunca se puede desalojar el suero en la posición Smelinger, porque una corriente de suero a cero grados centígrados a una presión considerable te rodeará las partes blandas y notarás perfectamente que la contracción que se puede experimentar es semejante a la de los tigres. Al grito de Ahhhhhhh!!!!, y después de un minuto, notas que alguien llama a la puerta del quirófano.
Are you Ok?
Yes, I am, no problem, Thanks

A partir de ese momento sabes que hay alguien en la oficina al que le debes una
Corolario: En Suecia, en el quirófano, NUNCA, NUNCA, NUNCA desalojar el depósito de suero en la posición Smelinger
Me voy pa casa

2 comentarios:

molinos dijo...

Pit..."he irte" no...que eres todo un ingeniero.

:)

Ion dijo...

Gracias por el aviso.